Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
07/12/2017 -  tiempo  5' 12" - 227 Visitas El juez se presentó en el Consejo de la Magistratura Rafecas: “Volvería a desestimar la denuncia de Alberto Nisman”
Click para Ampliar
Se calificó como "la única llamativa excepción de la historia" de un juez investigado por el contenido de una sentencia.
El juez federal Daniel Rafecas defendió su actuación en la causa judicial en la que desestimó la denuncia del fallecido fiscal Alberto Nisman contra la ex presidente Cristina Kirchner por la firma del mermorándum de entendimiento con Irán, y dijo que volvería a firmar la misma resolución. "Es una pregunta que me hicieron muchas veces. Y es todo un dilema. Si tuviera que volver a hacerlo, lo haría", respondió Rafecas sobre si volvería a desestimar la denuncia. "Mi actuación en la causa de Nisman no fue una excepción", dijo, y se calificó como "la única llamativa excepción de la historia" de un juez investigado por el contenido de una sentencia. Rafecas se presentó este jueves ante la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo de la Magistratura de la Nación para responder la acusación por presunto mal desempeño por haber desestimado la denuncia sin investigarla. El día era especial: horas antes, su colega Claudio Bonadio procesó con prisión preventiva a la ex presidente y pidió su desafuero al Senado, junto con la de otros acusados, al considerar que cometieron el delito de traición a la patria por dictar el memorándum. "Me hubiera encantado discutir en términos jurídicos la denuncia con él", contestó Rafecas cuando le preguntaron cuál era su relación con Nisman.

Durante el proceso, el senador radical Ángel Rozas acusó a Rafecas en un dictamen de haber dictado una "sentencia fraudulenta" para "favorecer a los más altos funcionarios públicos de ese momento". Esa acusación es por cinco cargos: insuficiente actividad procesal; no producción de pruebas; análisis parcializado de la prueba; falta o insuficiente fundamentación; argumentación falsa y manifestaciones políticas improcedentes; e inusual premura en la resolución de la causa. Y la citación del juez para que responda la acusación fue aprobada por el bloque macrista y sus aliados en el Consejo.

En ese sentido, Rafecas rechazó las acusaciones: "Son cuestiones inherentes al contenido de sentencia", dijo, y señaló que la desestimación de una denuncia penal por inexistencia de delito es una de las facultades que tiene el juez y que puede hacerlo sin pruebas. "La desestimación de la denuncia implica que no se puede hacer (medidas de) prueba. Sí hubiese sido pasible de mal desempeño si hacía las pruebas cuando no había delito para investigar", agregó.

Rafecas citó otros casos en los que también desestimó denuncias sin investigarlas por considerar que no había delito. Ejemplificó con expedientes en los que fueron denunciados funcionarios del actual gobierno por parte de legisladores kirchneristas: la firma del memorándum con Qatar; la emisión de LEBAC; el enriquecimiento ilícito contra Elisa Carrió; un expediente vinculado a un caso de lesa humanidad contra el secretario de Derechos Humanos, Claudio Avruj; y una denuncia de la presidente de Madres de Plaza de Mayo, Hebe de Bonafini, contra el ex vicepresidente Julio Cobos.

"Mi actuación en la causa de Nisman no fue una excepción", dijo Rafecas, y se calificó como "la única llamativa excepción de la historia" de un juez investigado por el contenido de una sentencia.

En su defensa, Rafecas también citó a juristas que defendieron su decisión, entre ellos el radical Ricardo Gil Lavedra y el actual juez de la Corte Suprema de Justicia Horacio Rosatti, publicó Infobae.

El magistrado ratificó su postura en la causa y dijo que su decisión fue avalada tanto por la Cámara Federal como por el fiscal de Cámara de Casación Javier De Luca. Señaló que los actos preparatorios no son delito y que el memorándum de entendimiento con Irán nunca entró en vigencia. El juez hizo también referencia a que Casación revocó en diciembre de 2015 su decisión y lo apartó de la causa pero que en ese fallo no marcó ninguna inconducta para ser investigada.

Rafecas también respondió la segunda parte de la acusación. La que indica que cometió falta de decoro por haber convocado a una reunión a los dirigentes de DAIA para adelantarles el fallo, por haber llamado al dirigente Waldo Wolff para reprocharle por críticas y por haber dado un reportaje en el que dijo que ya sabía que en el Consejo no estaban lo votos para destituirlo.

"Fue un gesto para explicarles el alcance del fallo", dijo Rafecas sobre la convocatoria a su despacho de Wolff, Julio Schlosser y Jorge Knoblovitz. "Los conozco hace 15 años por mi trabajo sobre el antisemitismo y el holocausto. Recorrí el país con la DAIA", sostuvo, y señaló que esta reunión Wolff la denunció un año y medio después de ocurrida. También negó "rotundamente" haber dicho en ese encuentro que Nisman tenía problemas psiquiátricos, como dijo Wolff.

Sobre el llamado a Wolff, lo admitió y señaló que lo hizo porque en un reportaje el ahora diputado de Cambiemos dijo que Rafecas faltó a la verdad cuando analizó en su fallo dos documentos contradictorios de Nisman. Se trata de documentos aportados por los fiscales que reemplazaron a Nisman en la UFI-AMIA. En uno criticaba la política del gobierno de Cristina Kirchner sobre la AMIA y en otro la elogiaba.

"Yo estaba defendiendo el decoro de los jueces", dijo Rafecas sobre el llamado. El juez también negó que en esa conversación Wolff haya sido amenazado de muerte por una voz femenina como denunció el diputado. También dijo que por esa conversación fue denunciado penalmente y la causa fue archivada.

Por último, Rafecas dijo que dio la entrevista para dar su opinión porque había una "campaña permanente de instalar en los medios una citación inminente" por parte del Consejo. "¿Qué tienen en mi contra? ¿Una charla, una reunión? ¿Estos son los argumentos para avanzar en una destitución?", les preguntó Rafecas a los consejeros que lo escuchaban.

Luego fue el turno de las preguntas. Rafecas y Rozas tuvieron cruces por el fallo dictado, la reunión y la entrevista telefónica.

La postura más dura de los consejeros fue la del diputado del Frente para la Victoria Rodolfo Tailhade en contra de Bonadio, aunque no lo nombró. "En lugar del juez Rafecas debería estar sentado un miserable y delincuente que detiene a personas a las dos de la mañana como en el terrorismo de Estado. Detiene a opositores y son los jueces modelos para este gobierno", acusó Tailhade.

Ahora la Comisión de Disciplina y Acusación del Consejo –donde el macrismo tiene mayoría– tiene que resolver si avanza con la acusación contra Rafecas y pide su juicio político.

Si eso ocurre, el caso pasará al plenario del Consejo. Allí se requieren nueve votos de los 13 integrantes que tiene el organismo para enviar a juicio político a un magistrado. El bloque del oficialismo son ocho pero con disidencias internas sobre la acusación contra Rafecas.

Foto: Infobae.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |