Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
14/03/2018 -  tiempo  6' 51" - 2235 Visitas Tenía 76 años y padecía esclerosis lateral amiotrófica Murió Stephen Hawking, un símbolo de lucha y sabiduría
Click para Ampliar
El reconocido físico Stephen Hawking murió a los 76 años.
El reconocido físico Stephen Hawking murió a los 76 años, según confirmó su familia en Reino Unido. “Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años”, lo despidieron sus hijos. Padecía desde los 21 años una enfermedad neurodegenerativa denominada esclerosis lateral amiotrófica (ELA). Es la tercera en incidencia detrás de la demencia y la enfermedad de Parkinson, y afecta a las motoneuronas comprometiendo tanto a aquellas localizadas en la corteza cerebral, como también a las ubicadas a nivel del tronco del encéfalo y médula espinal. Las neuronas afectadas son las que se encargan de generar los movimientos voluntarios de los músculos de los cuatro miembros, los involucrados en el habla, la deglución y también la respiración. Se trata de la misma enfermedad que padeció el talentoso escritor argentino Roberto Fontanarrosa y que afecta al ex tenista y entrenador Carlos Gattiker, de 53 años, a quien le diagnosticaron ELA en 1998 y hoy se encuentra en estado delicado.
“Estamos profundamente entristecidos porque nuestro querido padre haya fallecido hoy”, declararon los hijos del profesor Hawking, Lucy, Robert y Tim, en un comunicado publicado por la agencia británica Press Association. "Fue un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán muchos años".

El científico, que revolucionó las teorías de la física sobre el cosmos y fue especialmente famoso por su trabajo sobre los agujeros negros en el universo, nació en una familia de intelectuales de Oxford el 8 de enero de 1942.

En 1963 fue diagnosticado de ELA y, desde 2005 sentado en una silla de ruedas sólo podía comunicarse moviendo un músculo bajo su ojo con el que accionaba un sintetizador de voz. A pesar de la enfermedad terminó su doctorado y logró una posición como profesor lucasiano de matemáticas en la Universidad de Cambridge, el mismo cargo que tuvo Isaac Newton 300 años antes que él.

La familia de Hawking dijo en un comunicado citado por DPA y EFE que, "Estamos profundamente tristes de que nuestro amado padre falleció hoy. Era un gran científico y un hombre extraordinario cuyo trabajo y legado perdurarán por muchos años".

Sus hijos Lucy, Robert y Tim, señalaron que, "Su coraje y persistencia, junto a su brillantez y su humor, inspiraron a personas de todo el mundo. Una vez dijo: 'No sería un gran universo si no fuera el hogar de la gente que amas". "Lo extrañaremos para siempre", agregaron.


La teoría de Hawking fue contracorriente a la creencia científica contemporánea que asegura que cualquier tipo de energía o materia que ingresa en los agujeros negros queda atrapada. El físico siempre aseguró que estos cuerpos oscuros del cosmos emiten radiación, algo que en la comunidad científica ahora se conoce como la radiación de Hawking.

Pero saltó a la fama con la publicación en 1988 de un libro de divulgación científica, 'Breve Historia del Tiempo', que estuvo en la lista de best-sellers del The Sunday Times británico durante 237 semanas y vendió millones de ejemplares.

Hawking era miembro de la Real Sociedad de Londres, de la Academia Pontificia de las Ciencias y de la Academia Nacional de Ciencias de Estados Unidos. Fue titular de la Cátedra Lucasiana de Matemáticas (Lucasian Chair of Mathematics) de la Universidad de Cambridge desde 1979 hasta su jubilación en 2009.

Entre las numerosas distinciones que le fueron concedidas, recibió doce doctorados honoris causa y fue galardonado con la Orden del Imperio Británico (grado CBE) en 1982, el Premio Príncipe de Asturias de la Concordia en 1989, la Medalla Copley en 2006, la Medalla de la Libertad en 2009 y el Premio Fundación BBVA Fronteras del Conocimiento en 2015.

Durante años el científico británico advirtió que la humanidad enfrenta una serie de amenazas que la podría llevar a la extinción, desde el cambio climático hasta la destrucción nuclear, así como virus genéticamente diseñados. Debido a estos ejemplos, Hawking afirmaba que la vida en la Tierra solo durará unos 100 años más "si tenemos suerte". Para explicar su concepción del universo usó una frase que lo inmortalizó: "Mi objetivo es simple", dijo y agregó, "Es la comprensión completa del universo, por qué es, cómo es y por qué existe en absoluto".

Qué es la esclerosis lateral amiotrófica

La Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA) es la más frecuente de las enfermedades neurodegenerativas que afectan a las motoneuronas comprometiendo tanto a aquellas localizadas en la corteza cerebral (motoneurona superior), como también a las ubicadas a nivel del tronco del encéfalo y médula espinal (motoneurona inferior). Las neuronas afectadas son las que se encargan de generar los movimientos voluntarios de los músculos de los cuatro miembros, los involucrados en el habla, la deglución y también la respiración.

Es mortal entre los dos y tres años en el 80por ciento de los casos y la causa de muerte más frecuente es la insuficiencia respiratoria.

Su causa sigue siendo desconocida en la mayoría de los casos y solo entre el 5 y el 10 por ciento de los casos se debe a causas genéticas hereditarias. El comienzo lento y progresivo de la ELA y que no exista una prueba para comprobar si se padece la enfermedad, dificulta su diagnóstico en general, que actualmente se demora entre 17 y 20 meses, explican los expertos.

Los primeros síntomas de la enfermedad consisten en la aparición de debilidad muscular, torpeza muscular o atrofia muscular que se inicia en las extremidades o en la región bulbar. Estos síntomas son consecuencia de la afectación de las células nerviosas encargadas de controlar los músculos voluntarios (neuronas motoras). La enfermedad, desde su inicio, es progresiva, llevando finalmente a una parálisis completa, de hecho la gran mayoría de los pacientes fallecen en menos de 10 años.

La esclerosis lateral amiotrófica afecta en más del 50 por ciento de los casos a personas en edad laboral, plenamente productivas. La ELA es una enfermedad debilitante que lleva a una paralización progresiva del paciente hasta su parálisis completa. Es, por lo tanto, una enfermedad que conlleva una gran carga de discapacidad y dependencia ya que, a lo largo de la enfermedad y en un corto plazo de tiempo, los pacientes pasan de una situación de normalidad a una de dependencia completa.

Aunque la enfermedad no tenga cura, la calidad de vida de los pacientes y el tiempo de supervivencia, puede cambiar de forma sustancial con una actuación médica adecuada.

Cómo se trata

No se ha descubierto ningún tratamiento nuevo desde hace más de 20 años y el que existe tiene efectos muy limitados. Por eso el mayor apoyo a estos pacientes se encuentran en las unidades clínicas compuestas por neurólogos expertos en la enfermedad que trabajan junto con otros especialistas necesarios para el seguimiento y el tratamiento del paciente: neumología, médicos de aparato digestivo, rehabilitación, nutrición, genética, fisioterapia, servicios sociales, psiquiatría, equipos de soporte, etc.

El tratamiento de la ELA debe ser integral y multidisciplinar, y no puede reducirse solo al tratamiento farmacológico. También necesita de tratamientos sintomáticos, rehabilitadores, ayudas técnicas, etc, y, en este sentido, las unidades de referencia han demostrado ser la mejor herramienta.

¿Cuántas personas en Argentina sufren de ELA?

Si bien no hay cifras oficiales, se calcula que en Argentina hay entre 600 y 800 pacientes con ELA y se atienden 13 hombres por cada 10 mujeres, informó Alejandro Andersson, director del Instituto de Neurología Buenos Aires. “En Argentina se mantiene una prevalencia similar a la que hay a nivel mundial”, aseguró el neurólogo Gabriel Persi, para quien “la evolución mortal de la enfermedad hace que por año mueran 30.000 personas en el mundo”.

Andersson explicó que entre el 30 y 50 por ciento de los pacientes muere a raíz de fallas respiratorias, lo que ocurre entre los 3 y 5 años posteriores al diagnóstico, y sólo el 10 por ciento logra sobrevivir 10 años o más con la enfermedad.

Lo que se viene

Actualmente están en marcha ensayos con diferentes moléculas, terapias con células madre, que de dar resultados positivos podrían ser muy esperanzadores tanto para los enfermos como para la comunidad médica.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |