Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
17/04/2018 -  tiempo  3' 41" - 577 Visitas Crónicas en claroscuro No se pierdan a Chaplin
Click para Ampliar
Los films de Chaplin no perecerán porque reflejan al hombre de la calle, que es lo que él fue, con su pro y con su contra.
Las fotografías, pinturas y dibujos que son parte de la escenografía hogareña, tienen relación con los afectos dados y recibidos, con la admiración por lo que representan y el agradecido respeto por ser creadores de arte, con distintas herramientas. Por iniciativa de mi tocayo hijo mayor, convivo con dos afiches de otras tantas películas de Charles Chaplin: El Pibe y Luces de la Ciudad. Las imágenes fijas del comediante por excelencia, están en un espacio que media entre el dormitorio y la cocina, como un parador en que paso buena parte del día, solo y acompañado. Ahora es lunes 16 de abril y la voz de locutor radial menciona que Charles Chaplin, nacido en Londres (Gran Bretaña) en 1889, cumple años. De inmediato, el genio del cine, el de las ilusiones más brillantes, desata recuerdos remotos, enraizados con épocas sustanciales de la existencia individual y colectiva.
Por Guillermo Alfieri
Especial para ANÁLISIS DIGITAL


Me llevaron al cine antes de ir a la escuela. Las películas habían dejado de ser mudas, pero en las carteleras subsistían las de Carlitos Chaplin, en el decir popular de mi barrio, Ramos Mejía, en el oeste bonaerense, donde el empedrado era desplazado por calles asfaltadas y las villas de emergencia recién se insinuaban. En la pantalla, vi al hombrecito poniendo knock-out a un gigantesco atleta, gracias a la herradura escondida en el guante. En la cita frecuente y prolongada, como el común de los humanos, disfruté la lucha entre el bien y el mal, el rico y el pobre, el afortunado y el desgraciado, el reír y el llorar, en un puñado de minutos, agrupados en cortos cinematográficos, que son porción de la obra de Charles Chaplin.

+- + - + - +

Los más autorizados biógrafos del siglo XX, referencian que los Chaplin constituían una familia de artistas de variedades, hasta que el matrimonio se disolvió y la madre padeció ataques de locura. Charles conoció el orfelinato por largos períodos y se inició en escenarios de vodevil, con musicales y pantomimas. Reunió chelines y viajó a Estados Unidos en 1910, a los 20 años de edad. En 1914 encarnó, por primera vez, al conmovedor vagabundo Charlot, el personaje que interpretó en 60 películas. Por ejemplo, en las dos de los afiches que enmarcó Guillermo: El Chico (El Pibe) en 1921 y Luces de la Ciudad en 1931. Para los niños, Charlot era sinónimo de risa, con todos los ingredientes de la comedia, el manejo de la sorpresa y la técnica de la mímica, basada en la mirada expresiva, para contar la diversión y la tristeza.

+- + - + - +

Debimos crecer en mente y cuerpo, aprender de cosas de la vida y acciones de mujeres y varones, para comprender la profundidad, la intensidad y la existencialidad del cine de Charles Chaplin. Con la primera Guerra Mundial en caliente, hizo Armas al Hombro en 1918, parodia de los afanes de expansión territorial, con eje en un soldado poco habilitado para las cuestiones bélicas. En 1925 fue el turno de La Quimera del Oro, con enfoque en la ambición salida de quicio y el delirio que extrae de la realidad; es en la montaña hostil de Alaska que la precaria cabaña se balancea en una piedra, los cordones de los gastados botines se consumen como fideos y panecillos y tenedores alcanzan y sobran para armar los pasos de un ballet extravagante.

+- + - + - +

El mundo siguió andando y Charles Chaplin no le perdió pisada, con la mirada que podía detectar y revelar significados y resignificados de los procesos en marcha. De 1936 es Tiempos Modernos. Charlot es un obrero industrial, sujeto a las pautas de la producción fordista, en la que la mano de obra es un engranaje más, en riesgo de postergar la condición de persona. De antología es el tramo en el que la máquina absorbe al trabajador. De anticipación es el control, efectuado con cámaras espías, de la actividad de los operarios, hasta en el baño. En el remate de Tiempos Modernos, la manifestación popular, con banderas rojas, que sorprenden a Charlot pero no a Chaplin. De 1940 es El Gran Dictador. Adolfo Hitler y Benito Mussolini son caricaturas ridículas en el escrache del valiente Chaplin, porque en esos momentos el avance nazi-fascista parecía incontenible. El discurso de cierre, merece ser traducido a todos los idiomas e incorporado a la bibliografía universal de la educación.

+- + - + - +

Es faceta de la historia que Charles Chaplin fue reprimido por el macartismo de los Estados Unidos, a partir de 1952. Recién en 1972 el agravio fue reparado, con la entrega del Oscar honorífico. Murió el 25 de diciembre de 1977, en su residencia de Vevey (Suiza). En su cumpleaños 129, la radio emite la inolvidable melodía de Candilejas, con rúbrica de película de Charles Chaplin. Sugiero acceder, volver al genio. Como opinó un crítico: Los films de Chaplin no perecerán porque reflejan al hombre de la calle, que es lo que él fue, con su pro y con su contra.
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |