Bienvenidos a Semanario Analisis Digital
puntos
13/09/2018 -  tiempo  5' 21" - 300 Visitas Resuelto por asamblea estudiantil Estudiantes de la toma de la Facultad de Educación realizaron un contundente petitorio al rector de la UNER
Click para Ampliar
Andrés Sabella, rector de la UNER y la oveja negra como símbolo de la lucha estudiantil.
En una carta dirigida al rector de la UNER, Andrés Sabella, los y las estudiantes de la Facultad de Ciencias de la Educación (FCE) realizaron una serie de exigencias para transformar la universidad pública en este contexto de emergencia. Según el texto, al cual tuvo acceso ANALISIS DIGITAL, la asamblea estudiantil le exigió a Sabella "que se responsabilice ante la situación crítica de la universidad" y que se apliquen "políticas universitarias que garanticen el ingreso, permanencia y egreso de los y las estudiantes en la universidad pública". Además, pidieron por el "cese de la flexibilización laboral que la universidad ejerce sobre estudiantes a través de las becas de formación" y que se aumenten los cupos para docentes auxiliares alumnos. Reclamaron por el llamamiento "inmediato" a una Asamblea Universitaria "para discutir la emergencia presupuestaria y avanzar hacia un proceso de democratización del co-gobierno". Estos y otros reclamos llegaron a la mesa del rector Sabella por parte de los y las estudiantes que están garantizando la toma del edificio de la FCE-UNER. Por JCB de ANALISIS DIGITAL

juan_cruz_butvilofsky@hotmail.com


Una serie de exigencias estudiantiles fueron plasmadas en una carta dirigida al rector de la UNER, Andrés Sabella, en este contexto de crisis universitaria provocada por el recorte presupuestario de Mauricio Macri a la universidad pública. La misma la redactaron los y las estudiantes que están sosteniendo y participando de la toma de uno de los edificios de la Facultad de Ciencias de la Educación como medida de fuerza y resistencia contra el ajuste macrista.

"Mediante la presente, la Asamblea Estudiantil de la Toma de la Facultad de Ciencias de la Educación, de cara al conflicto nacional universitario y las medidas de fuerza que está llevando a cabo el movimiento estudiantil: tomas de unidades académicas (en el momento en que escribimos este texto 55) y movilizaciones en todo el país en defensa de la Universidad Pública ante el embate del gobierno nacional y el Fondo Monetario Internacional, se dirige al Rector para convocarlo a discutir las reivindicaciones que hemos levantado y son de público conocimiento el día viernes 14 de septiembre de 2018", comenzó la carta dirigida a Sabella.

A partir de allí, los y las estudiantes relataron una serie de exigencias que transformarían la situación de la UNER, con reclamos que son históricas banderas del movimiento estudiantil de la casa de estudios. En primer lugar, reclamaron que Sabella se "responsabilice ante la situación crítica de la universidad" y que se lleven a cabo "políticas universitarias que garanticen el ingreso, permanencia y egreso de lxs estudiantes en la Universidad Pública" y reclamaron por "becas de estudio sin prestación de servicios" con un "pago anual de las becas de extensión, investigación y formación". Es decir, que se pague la beca durante los 12 meses y no durante el período que comprende el año académico.

Pidieron por "el cese de la flexibilización laboral que la universidad ejerce sobre estudiantes a través de las becas de formación" y que se aumenten los "cupos para docentes auxiliares alumnxs". Cabe recordar que fue por iniciativa del movimiento estudiantil que los cargos de docentes auxiliares alumnos comiencen a ser remunerativos, puesto que antes se hacían ad honorem. Esto sucedió durante la gestión del exrector, el ingeniero Jorge Gerard.

Luego, la carta exige que la universidad genere políticas de bienestar estudiantil: "Que la Universidad garantice el acceso al material de estudio y a herramientas de trabajo disponibles para les estudiantes que lo requieran" y "mayor presupuesto para comedores universitarios y congelamiento del precio del plato".

Además, pidieron por "la suspensión de la incorporación de la UNER al sistema de reconocimiento académico, que implica la equiparación de las carreras privadas con las públicas, la mercantilización de la educación, la destrucción de las carreras de grado y la pérdida de autonomía".

Le reclamaron a Sabella también un posicionamiento "ante el recorte de incumbencias profesionales mediante la Resolución 1254/18" y que marque postura "ante el desmantelamiento del programa PODÉS (Políticas de Discapacidad para Estudiantes universitarios)". "Exigimos presupuesto genuino para garantizar accesibilidad física, académica y comunicacional en las Universidades", agregó la carta.

Los y las estudiantes Pidieron "celeridad en el tratamiento de las denuncias por violencia y el acompañamiento a las compañeras violentadas porque queremos una universidad feminista y laica".

Uno de los puntos más importantes del reclamo estudiantil tiene que ver con que el rector y el Consejo Superior llame de manera "inmediata" a una Asamblea Universitaria que reúna a todos los consejeros (directivos y superiores) "para discutir la emergencia presupuestaria y avanzar hacia un proceso de democratización del co-gobierno".

"A las autoridades y a todos los claustros de la UNER que abran el diálogo con la comunidad trava-trans para garantizar políticas de acceso y permanencia al trabajo y a la educación dentro de nuestra facultad. Queremos cupo laboral y becas para lxs compañerxs", reclamaron.

Le pidieron el acompañamiento a proyectos presentados

Además de las exigencias, las y los estudiantes movilizados presentarán una serie de proyectos para los cuales solicitan el apoyo del rector de la UNER.

Una de las iniciativas que el estudiantado volverá a presentar es el "proyecto de institucionalización de las becas de fotocopiadoras y el reconocimiento de lxs trabajadores de las fotocopiadoras y de comedor como tales". Se trata de una iniciativa formulada por los propios estudiantes de la FCE hace varios años que los decanos y rectores se han negado a dar tratamiento. En estos momentos, son varias las fotocopiadoras que funcionan diariamente con el trabajo de estudiantes que son bancados por los propios centros de estudiantes y la UNER debe hacerse cargo de dicha situación para regularizar y garantizar los derechos de quienes ejercen labores dentro de la fotocopiadoras para poder solventar sus estudios.

Habrá también un proyecto que pretende reformar el sistema de becas en general.

Otro de los proyectos que presentarán y solicitan el apoyo tiene que ver con una "reforma del Sistema de Extensión: para que les estudiantes puedan presentar proyectos de extensión sin la necesidad de ser estudiantes avanzados y para que exista una figura de proyecto de Actividad Cultural que no sea tutelada ni por profesorxs ni por el Centro de Estudiantes".

Presentarán una iniciativa para que las y los becarios "cuenten con la obra social de la OSUNER gratuitamente o con un costo mínimo".
Enviar Imprimir
ULTIMA EDICIÓN
Destacadas
Deportes
Servicios
Envianos
tu noticia
Las mas leídas
Analisis Digital | Director | Denuncias | Contáctenos |  Pagina de Inicio |  Agregar a Favoritos |